¡A votar!

ElAvance | 15 mayo 2024

Por Orlando Jorge Villegas

En el umbral de una nueva jornada electoral, es propicio reflexionar sobre el valor y la trascendencia del acto de votar. Este próximo 19 de mayo, cada ciudadano dominicano tiene la oportunidad de influir en el rumbo de nuestra nación. Este privilegio no siempre estuvo garantizado y ha requerido de enormes sacrificios a lo largo de nuestra historia.

El derecho al voto en la República Dominicana no fue otorgado gratuitamente. Desde la proclamación de nuestra independencia en 1844, el camino hacia una democracia plena ha sido arduo y lleno de obstáculos. No fue hasta 1942, tras largas luchas, que las mujeres dominicanas obtuvieron el derecho a votar, marcando un punto de inflexión en nuestra evolución democrática. Este logro, fruto de la perseverancia de nuestros antepasados, nos recuerda que la democracia se construye día a día con la participación activa de cada ciudadano.

El sufragio es más que una elección; es la esencia de la democracia. A través del voto, expresamos nuestras preferencias, elegimos representantes y decidimos el futuro del país. Abstenerse de votar es renunciar a este derecho fundamental y fallar en nuestra responsabilidad ciudadana. La democracia equilibra derechos y deberes; como ciudadanos, a menudo exigimos al gobierno que garantice nuestros derechos: salud, educación, seguridad y justicia, pero para que estos derechos sean efectivos, debemos cumplir con nuestros deberes, siendo el voto uno de los más fundamentales.

Organizar unas elecciones es un proceso complejo y costoso. El Estado dominicano invierte una cantidad considerable de recursos, financiados con nuestros impuestos, para garantizar que cada ciudadano pueda ejercer su derecho al voto de manera libre y segura. Desde la logística de las urnas hasta la capacitación del personal electoral, cada detalle requiere una planificación meticulosa y una inversión significativa. No participar en el proceso electoral significa desperdiciar estos recursos y, en última instancia, nuestros propios impuestos.

Cumplir con el deber de votar es esencial para mantener la legitimidad y la efectividad de nuestras instituciones. Un voto informado y consciente contribuye a la selección de líderes comprometidos con el bienestar colectivo, promueve la rendición de cuentas y fomenta una gestión pública transparente y eficiente. Además, el acto de votar envía un mensaje claro a nuestros gobernantes: estamos vigilantes y activos en la defensa de nuestros derechos.

En este sentido, hago un llamado a cada ciudadano dominicano: el 19 de mayo, acudan a las urnas. Ejerciten su derecho con responsabilidad y compromiso. Así como exigimos transparencia, justicia y desarrollo, debemos ser partícipes activos en el proceso que define quiénes nos gobernarán. La democracia es un esfuerzo conjunto; es la suma de nuestras voluntades expresadas en cada voto.

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x